jueves, 22 de diciembre de 2016

Viaje Inesperado al Mediterráneo

No lo teníamos contemplado. El tiempo se nos vino encima cuando nos llegó una invitación para viajar a España para nuestras vacaciones. Un evento realmente inesperado, pues pensábamos pasar el fin de año y las fiestas navideñas acá, en la ciudad, como siempre. ¡Oh sorpresa! Ya, con boletos en mano, al aeropuerto... Mucha gente, mucho tiempo de espera ¿A quién se le ocurre irse un jueves, o peor un viernes? Así que tendríamos que sentarnos a esperar.


Lo interesante de estos momentos fue que conocimos a personas que compartieron la misma angustia, la prolongada espera, la confusión y luego, la emoción de poder volar al destino elegido. Algunos iban a quedarse en Madrid, como la actriz Ainhoa, otros irían luego a Barcelona, como Marta, o a Sevilla y más tarde a Granada, si, como esa adorable pareja de Cinthia y Moisés, estudiantes de una maestría que les traía en vilo. También compartió angustias Rubén, un compañero que tendría que viajar luego a Eslovaquia con su mujer y su hijo. De los primeros en irse estaban Georgina y su hija, amigas de Moi y Cinthia. En fin, que después todos lo logramos, Mariana, Asumi, Guillermo y Gloria, incluso Nahir, una chica de argentina radicada en Guadalajara que tardó un día más en despegar... y otros cuyo nombre no registré y que también encontramos ya en el avión.
No todo fue como la seda. Tuvimos un retraso de una hora debido a una complicación entre algunos pasajeros que ocupaban lugares asignados con cuna, los cuales habían sido destinado a tres mujeres con bebés. Después de discutir, uno de los pasajeros no cedió el lugar y la mujer decidió ocupar un asiento normal... y así, por fin, despegamos entre aplausos de los ya hartos pasajeros.

viernes, 4 de enero de 2008

Feliz Año Nuevo

4 de Enero, 2008

Hola a todos. Después de una larga ausencia, por motivos diveros, he podido sentarme a escribir en est blog. Tengo por ahí, como dicen en los noticieros, algunas asignaturas pendientes, que no obstante sucedieron en el tiempo que no pude atender este blog, las ire adicionando con fechas posteriores. Tengo material gráfico que quisiera ir compartiendo y contando las historias relacionadas con los gráficos. Así que, adelante por hoy.

Para empezar, quiero desearles a todos un feliz año nuevo con la esperanza de que todo lo que proyecten tenga alta probabilidad de realización. Les dejo esta tarjetilla:



NAVIDAD_________

La navidad la pasamos con la familia de mi hermano Rafael y su esposa María. Fue una deliciosa cena, de abundantes viandas. La pasamos muy bien. Allí llegamos, mi Cynthia, mi hermana Martha y yo y fuimos recibidos con el entusiasmo desbordante de mis sobrinos que se nos colgaron de nuestros cuellos.



Los niños estaban muy atentos a la computadora, pues su papá les había regalado varias películas en DVD y se estaban divirtiendo mucho y hasta nos invitaron a sentarnos a hacerles compañía. Me alegré al verlos tan contentos y carcajeantes.



En el primer recuadro distinguimos a Martita, en el segundo están Tobi y Juanito, en el tercero, Martha, Rafael, Cynthia, Juanito, Tobi, Dulce y escondida debajo de la mesa de la compu, la pequeña Pau; y en el último recuadro, esta la simpatiquísima Pau retozando en el suelo.

En la cena la pasamos padrísimo, contando chistes con los niños, anécdotas nostálgicas, riéndo y cotoreando muchísimo. La verdad, todo estuvo muy sabroso.



Al fin y al cabo, todo tiene que terminar, y al final, los niños recibieron sus regalos, como martita, que a su casita integro una muñeca a su familia de plástico. Pau abrazaba a su gallinita (¿) o patita no sin antes abrazar cariñosamente a su papá que nos iba a acompañar a la salida. Martha ya se había preparado y se despidió de los niños con una amplia y tierna sonrisa.



miércoles, 30 de agosto de 2006

EnChina 2

Los días, aquí, puden ser muy neblinosos. Al aire que nos rodea es calido, como en el trópico pero sin tanta humedad. Así pues amaneció un día el panorama



Los edificios se ocultaban tras la bruma y solo después de un rato se despejaban.



A lo lejos pude ver uno de los edificios padógicos que me encontré. Así que aquí esta un "Antro" chino que duerme de día.



Está hecho básicamente con bambúes fuertemente reforzados.



Esta es la oficina donde trabajo



Estos son mis amigos chinos, Fai, Ian, un colado y Kin



Aquí me encuentro con ellos




En la planta (que parece interminable) hay 21 prensas como esta



Aquí estoy con algunos de los muchachos y con Kin, uno de los cuates que me apoyaron y que trabajan un chino








Bueno, pues hay que seguir y seguir trabajándole




Para luego llegar al hotel



y sumergirme en los corredores del sueño



Antes, me acerqué a la fuente a decir adios a los peces


lunes, 28 de agosto de 2006

China, la nueva

Cuando llegué a Hong Kong no esperaba entrar sin una visa, sin embargo sólo basta tu pasaporte. Pero en China las cosas son diferentes, así que me imaginé largas horas esperando por que los chinos me aVISAran de mis papeles. Por lo regular se tardan una hora, me dice Kin, el chavo que me va ayudar a llegar al otro lado, a la China comunista... No tardamos más de 10 minutos en recibir el papel. En la aduana había largas colas de chinos esperando entrar. Cuando avanzamos Kin y el chofer me esperaban del otro lado. No me imaginé lo que iba a ver, de hecho no me había tratado de poner a elucubran como sería estar en China, sin embargo, como parámetro, Hong Kong debía ser diametralmente opuesto, una ciudad muy al estilo de los países asiáticos en crecimiento económico... grandes edificios, población pudiente y pocos rastros de miseria (?). Así que en China esperaba encontrar a una sociedad cuasi-rural sumergida en la uniformidad cultural, cuyos espacios estarían cerrados al desarrollo "capitalista", o una sociedad sometida a la autoridad política con la presencia de de fuerzas coaccionadoras, ejército y policía.



Nada de eso. Conforme avanzaba pude ver carreteras muy cuidadas, pueblos o colonias en desarrollo industrial, muchas zonas en construcción, grúas y grúas levantando grandes edificios. Jamás me encontré a alguien con la mítica vestimenta gris con el gorrito apuntalado por una estrella roja al frente. Al fin llegué al hotel. Una contrucción al estilo de los grandes castillos orientales.



Aquí están algunas vistas de esta mole.





En el hotel (Crystal Hotel en Yuanzhou) hay una fuente muy bonita.



La fuente está rodeada por un jardincito.



Las piedras van formando una cascada



Que va a dar al estanque



En el que habitan muchos peces



Que son de colores brillantes



Se ponen como locos cuando te acercas, sacan sus bocazas esperando que les des ... su aroz???



Este es un detalle de la fuente



Mientras esperaba para ir a la imprenta, pude darme una escapada y checar los alrededores



Esta es la banqueta a un aldo del Hotel Cristal



Una calle aledaña



En una esquina un letrero



En ese edificio estaban unos peces que no la estaban pasando tan bien como los otros




Cuando regresé de conocer la imprenta, me instalé apropiadamente, no sin aprovechar y ver los alrededores desde mi ventana



Este lugar es una zona industrial



A lo lejos se ven camiones en faena constructora



Hasta que se va haciendo de noche



Y las luces de la ciudad se encienden



Esta es la habitación donde me estoy quedando



Es acogedora



Y donde puse a descansar a mis papos



Donde me encontre reflejado en esta tetera



Así que me dispuse a dormir y a la mañana siguiete ya estaba muy propio para echarme mi ducha.


sábado, 26 de agosto de 2006

Hong Kong the King

Fue un viaje largo, casi 15 horas, aunque más cómodo que el primero. Llegué sin saber que onda. En Paris tuve que cambiar moneda en Euros, aquí no tenía idea. Así que pregunté. Necesitaba moneda Honkongnesa. Así que cambié para poder moverme en taxi. Así, ya de noche, llegué al

HOTEL

Tuve que descargar las últimas fotos y bueno, a echarle un vistazo al lugar.



Desde la ventana, el panorama nocturno de la ciudad.



Unas calles que apenas vislumbraba...



El escritorio




La cama




Un detalle



Al fin salí, y ya no llevé la cámara, me daba meyo... no sabía donde cenar, y el único lugar que pude más o menos vislumbrar fue un restaurante vietnamita, así que me disuse a probar un arroz a la jardinera estilo vietnamés, luego entonces, me fui a dormir.

Al fin amaneció



No podía faltar el detalle cerámico...



Así que me dispuse a arreglarme para visitar de nuevo las afueras del edificio.



Un ALTO en el camino



Y ALTOs edificios



Aunque también hay cosas pequeñas como este camioncito



O esta toma de agua



No cabe duda que esto está en chino



El camioncito corre en china loca



Acá también hay grafitis. Claro, como son gratitis, cualquiera los pinta.



Como este, hay muchos altos edificios, si del hotel se ven así



Se imaginaran que tan ALTO es el mismo



Cuando vas a un país extraño, puede que siempre haya alguien que te quiera tomar el pelo, por lo menos para cortártelo.



Esto sigue estando en chino



Además de las cosas tradicionales, Hong Kong es una ciudad muy moderna...